viernes, 11 de marzo de 2011

Reseña de 'Los Ojos de Dios' en Anika entre Libros.



Gracias a la voracidad de Elena Martínez Blanco, que ha devorado 'Los Ojos de Dios' en un suspiro -y bien que me alegro-, puedo enorgullecerme de nuevo de que la reseña de una de mis novelas aparezca en la web literaria Anika entre Libros.

Aquí os dejo un adelanto y el enlace para leerla al completo. Muchas gracias a Elena, a Anika y a todo su equipo. ¡Un abrazo!



Parece un día como otro cualquiera en la oficina, a excepción de que habrá un eclipse de sol y parece que los locos anunciando la llegada de un Mesías llamado Siam proliferan de manera imparable. Al terminar su jornada laboral, David y Lara se acercan a la Puerta del Sol para ver lo que allí ocurre y, sin poder remediarlo, se ven envueltos junto con sus otros compañeros de trabajo en una situación límite en la que deberán luchar por sobrevivir.

¿Quién es Siam? ¿Cómo podrán lograr salvarse de la locura que ha ocupado las calles de Madrid? Sólo hay una manera de saberlo…¡llegando hasta el final del libro!

"Los Ojos de Dios", es la primera obra escrita por Miguel Aguerralde, que no su primera novela publicada, ya que también podemos leer "Claro de Luna" y "Noctámbulo", ambas publicadas con Ediciones Idea.

Cuando empecé la lectura, sentía curiosidad por la ilustración de la portada, en la que se ve a un grupo de hombres precedidos por lo que parece un macho cabrío, con el edificio de Metrópolis de Madrid al fondo. Desde luego era inquietante, así que esperaba encontrar entre sus páginas la explicación a dicha ilustración. Y la encontré, vaya si la encontré.

El autor consigue enganchar al lector con su narración fluida y sus diálogos ágiles. Nos vemos envueltos en una trama muy bien trabajada, en la que sufriremos con el alma en vilo las mismas miserias que sus protagonistas por sobrevivir.

El libro nos presenta un ambiente apocalíptico centrado en la ciudad de Madrid y he de decir no pude evitar sentir un escalofrío al imaginarme cómo sería ver la Puerta del Sol y otro lugares que tanto amo de Madrid reducidos a escombros…